A la alta cantidad de contagios con una tasa de mortalidad por cantidad de habitantes incluso superior a Brasil, se suma la visible incoherencia de las medidas sanitarias, lo que conlleva muchas veces al desacato de algunos sectores de la población y la arremetida de diferentes expertos contra tales medidas. Ya avanzado marzo con un evidente deja vu respecto del año pasado, también se muestra a un nervioso Ministro y a ratos con un descontrolado actuar frente a la prensa. Sus infructuosas disputas con el colegio médico, que alcanzó un punto álgido esta semana frente a expertos en sesión especial del Congreso, habla de una administración y gestión de la pandemia que toca fondo durante su periodo. Lo señalado por Izkia Siches en un podcast de youtube en relación a que este sólo era «un buen soldado» y que en realidad la gestión de la pandemia se realiza desde «más arriba» cada día parece tomar mayor fuerza.

Hasta este 24 de marzo Chile llevaba 1.545 fallecidos por millón de habitantes mientras que Brasil, el país apuntado como el epicentro mundial del Covid, llevaba 1.430 murtes por millón de habitantes, además es muy probable que Chile alcance al millón de contagios oficiales durante la semana santa.

Esta semana salió una nota de La Tercera en que se mostró que 20% de las comunas de Chile ya suma más muertos por Covid-19 que en todo 2020. En otra nota de El Mercurio, se indicó que casi la mitad de los muertos por covid-19 en la 2da ola fallece sin ser hospitalizada, mientras que la lápida la pone la ausencia de camas UCI disponibles.

Estos son los fríos números de cómo la pandemia ha calado profundo en el país, un claro indicio que la gestión sanitaria está pasando sus días más oscuros.

El proceso de vacunación y sus efectos en la pandemia

Las apuestas del gobierno durante febrero estaban dadas por completo en el plan de vacunación, insistentemente anunciado como uno de los más exitosos del planeta pero que no ha dado los efectos esperados en el manejo de la pandemia. En ese sentido, el plan comunicacional criticado por el Colegio Médico no recalca que las vacunas no ofrecen inmunidad y que el efecto sólo se da días después de inoculada la segunda dosis.

El medio de comunicación alemán DW indica que «Los nuevos pacientes que ingresan a ventilación mecánica son cada vez más jóvenes. En el peak de la primera ola también fue así y aún es pronto para suponer un efecto de la vacuna, que comenzó con el personal de salud, adultos mayores y pacientes con enfermedades de base». 

«Ya antes del comienzo de la vacunación el gobierno comenzó a relajar las medidas. Apelando a la salud mental y buscando reactivar la economía, dio permisos de vacaciones que dejaron una estela de contagios en las zonas más visitadas. Siguieron funcionando los centros comerciales, abrieron los casinos y en marzo la vuelta a clases generó focos de contagio, a lo que se sumó el difícil distanciamiento en el transporte público» agrega la cadena alemana.

«La vacunación masiva comenzó cuando había un nivel de contagio muy alto, consecuencia de las cada vez más laxas medidas de contención. Nunca se logró bajar completamente la primera ola y, producto de las vacaciones, los casos se multiplicaron. Y mientras Israel mantenía las medidas de confinamiento a la par de su exitosa vacunación, Chile hizo todo lo contrario» indica DW.

El «flexible» plan paso a paso y el cierre de fronteras

Esta semana ha estado lleno de medidas contradictorias, una de ellas fue nuevamente modificar el plan paso a paso en relación a anular la entrega de los permisos temporales durante fines de semana y festivos, medida que el mismo día durante la tarde tuvo que ser reculada. Otro punto polémico fue el permiso para realizar cultos religiosos.

Hoy 25 de marzo el propio vocero de gobierno Bellolio indicó un nuevo plan para el manejo de las fronteras, obligando a las personas que ingresen al país a estar al menos 3 o 5 días en una residencia sanitaria, lo cual evidencia que esta medida nunca se tomó a más de un año de pandemia en Chile. Desde muchas voces expertas, incluso el propio Mañalich se ha pedido el cierre de fronteras.

La sesión especial en el Congreso

Durante este miércoles se dió una vergonzosa actuación del Ministro Paris en el Congreso, todo esto dentro del marco de una sesión especial del Senado a la que fue convocado para analizar el avance de la pandemia del Covid-19 frente al Colmed, lo cual se dio luego de las polémicas palabras de Izkia Siches en el podcast de la Cosanostra criticando la administración sanitaria del gobierno.

En esta oportunidad la autoridad se enfrentó a expertos, políticos y representantes que cuestionaron la gestión del Gobierno en materia sanitaria. Si bien el ministro de Salud Enrique Paris se ha caracterizado por instaurar un estilo mucho más conciliador que el de su antecesor Jaime Mañalich, en más de una oportunidad pidió la palabra para corregir dichos de otros participantes de la sesión, lanzó comentarios agudos y, en definitiva, se enojó.

En dicha sesión mientras se refería a la capacidad de testeo que hay en el país, el ministro indicó que Chile se encuentra segundo en América, solamente superado por Estados Unidos. Por eso lamentó que un diario electrónico el fin de semana haya dicho lo contrario, según manifestó «Chile lidera el ranking mundial de velocidad de vacunación. Esto lo veo poco en la prensa chilena. Sin embargo, si uno revisa la prensa internacional, un día hubo 162 publicaciones a nivel internacional destacando la labor de Chile».

En la misma sesión, mientras Izkia Siches cedía parte de su tiempo para que el médico Gabriel Rada explicara cuáles son las actividades que mayor riesgo conllevan y las medidas que se pueden tomar para contener esto, Paris pidió la palabra «Perdone que interrumpa, presidenta. Pero si a mí se me hubiese advertido que yo podía traer asesores o conectar gente del Ministerio de Salud, lo hubiese hecho. A mí se me invito solamente a mí, personalmente, y no sé por que se le da la palabra a otras personas -que tienen todo el derecho a intervenir- pero debería haber justicia y nosotros como Ministerio de Salud también podríamos haber traído a otros expertos. Yo encuentro que aquí no es justo el trato que se nos está dando», señaló.

«No es mérito del Gobierno que los casos disminuyan, así como no es culpa del Gobierno que los casos aumenten, como se quiere recalcar de repente», continuó señalando el jefe de la cartera. «Todos los expertos están en la oposición, dijo un pensador, y todos los que no saben nada están en el Gobierno. Y eso les ha pasado a todos los gobiernos. Yo pediría más respeto de los primeros que opinaron (Colmed) porque lo que no voy a tolerar es que se diga que nosotros estamos diciendo que gracias a la vacuna se va a controlar la pandemia. Nadie ha dicho eso. La vacuna no va a tener efecto y lo hemos dicho muchas veces, hasta el 31 de junio, cuando tengamos un efecto rebaño», agregó.

 3,996 Total de visitas,  2 Visitas de hoy