Desde mis sentidos puedo percibir lo que el entorno me entrega, a través de ellos voy recibiendo información que se aloja en mi propia Drive llamada “Memoria”, que entre paréntesis aún no descubro los límites de humanbytes que tiene.

Tengo los sentidos de escuchar y sentir las vibraciones y a través de ellos haber empapado mi repositorio de miles y quizás millones de sonidos.

La música es el combustible esencial de mi vida y hoy me atrevo a generar de manera resumida una “PlayList” de mi existencia que llamaré “LaotraLista” y además a invitarles a hacer el ejercicio de pensar en una canción y poner al lado una imagen de una persona, de un lugar o de una situación.

Vamos armando la lista…

Getsemaní y todo el entorno de Camilo Sesto me evoca a mi Padre don Florencio Gabriel (o solo Gabriel como él se presentaba). Este hermoso caballero, fue un tipo muy atractivo en muchos sentidos y ver cantar a Camilo, siempre me trae su imagen con mucho amor.

Otra infaltable en mis primeros recitales sobre la mesa de mi abuela Florencia fue “Los Carasucias”, tema original de Luis Poncho Venegas y popularizada por Osvaldo Díaz por allá a mediados de los ’70. Doña Florencia nos quiere reñir decía en uno de sus renglones y obviamente mi abuela se jactaba que su nieto cantor se la entregara solo a ella.

Como esperando abril cantaba el maestro Silvio y yo loco con imitar esa mano izquierda que era una maraña para el púber aprendiz que recién se arrimaba a la guitarra.

Algo grande está naciendo en la década de los ’80, cantaba Jorge junto a Claudio y Miguel. Sentía ese bajo en mi corazón latiendo a mil, apretaba mis puños y creía que podía ganarle hasta Mazinger Z. Los Prisioneros sin duda, marcaron mi sentir hasta el día de hoy no solo por su contexto, sino porque aun siento que pude haber sido uno de ellos. Me sentía tan parte de todo lo que nacía de esos instrumentos y voces que en algún sueño me vi como el prisionero número 4.

Te veo en el cielo, es una canción que me compartió un querido ex-alumo. Andrés llegó con un cassette de “Guardian” que tenía este tema y que me acompañó en la despedida de mi viejita años después. Esta es una de esas canciones que casi nunca canto porque la emoción no me deja seguir.

** Quiero dedicarla en forma especial a tant@s que han perdido físicamente a un ser importante en su vida.

Enamorarse como pichón mojado trae miles de canciones que dejaré en puntos suspensivos por todo el tiempo vivido.

Hoy, como un tipo de medio siglo en la carretera de la vida, con mis hij@s grandes, con mi compañera al lado, familia y amig@s abrazándonos , puedo agregar la última canción a “LaotroaLista”.

“Juegos de Hambre”, es una composición propia que refleja mi sentir frente a la infame y tremenda injusticia de quienes creen que “pisotear” es un verbo que solo tiene primera persona, pero que poco a poco se dan cuenta que somos barro y no nos pueden hundir.

Te invito a tomarte un tiempo para ti y escribir tu lista. Me encantaría leer el nombre de esa lista y que canciones incluiría (al menos 5 para compartir) y descubrir de esa forma cómo la música roza tu piel y tus sentidos.

En los comentarios comparte si gustas, que estaré presto a leer.

Cariños de ElotroPablo

 1,518 Total de visitas,  2 Visitas de hoy