El presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Ricardo Ariztía, cuya nieta está casada con el hijo del presidente Sebastián Piñera señaló que «hay gente que no va a trabajar porque reciben los bonos del Gobierno” y que es la «idiosincrasia» del chileno, además pidió al presidente que busque alternativas que hagan que «el trabajador se motive a trabajar».

Estas palabras fueron el detonante de una serie de reacciones en contra del empresario que hicieron sentir la molestia en un momento difícil para los hogares de Chile, pero esto tiene un fondo que es bueno recordar.

 Ya van casi 6 años desde que la Corte Suprema confirmó la condena a las empresas productoras de pollos Agrosuper, Agrícola Don Pollo y Ariztía, por haberse coludido durante años para limitar la producción de carne de pollo ofrecida al mercado nacional y asignarse cuotas en el mercado de producción y comercialización de aquel producto, inflando artificialmente los precios en perjuicio de los consumidores.

Hoy Don Pollo figura muy por detrás de sus «competidores» reales en producción y venta de pollo de engorda del  número 1 en Chile,  los números muestran que del total que se produce sólo un 20% queda para producción nacional y se exporta lo restante (ver http://www.chilecarne.cl/la-industria-en-cifras/). Ariztía figura con 80 millones de aves sacrificadas y se posiciona en el segundo lugar tras Agrosuper, su compañero de colusión.

La revista Wattagnet.com internacional, especializada en el tema avícola, señaló el ranking de Latinoamérica de este 24 de marzo, donde figuran Agrosuper y Ariztía muy por encima de sus dos más cercanos competidores. El ranking macabro, por decir lo menos, es en millones de aves sacrificadas; Super Pollo LTDA (142), Agrícola Ariztía (80), Don Pollo-Chile (22) y Santa Rosa (8).

 La alianza fraudulenta le ha hecho bien a estas dos empresas, en su tiempo (año 2010) se habló que la suma asciende a más de SD1500 (Mil Quinientos millones de la divisa verde), aun así, estos crecen en el mercado nacional e internacional. Decir que, si esto pasara en otro lado del mundo, sus ejecutivos estarían presos, pero en chile han estado a un paso de quedar impunes.

 

El estado de la colusión de los pollos hoy

 «Se calcula que el daño a los consumidores es mayor que el perjuicio causado por la colusión del papel higiénico», afirmó el presidente de Conadecus, Hernán Calderón a «La Tercera» en marzo de este año.

La Corte Suprema revirtió el fallo del Tribunal de la Libre Competencia (TDLC) que en diciembre de 2019 declaró inadmisible la demanda por perjuicios interpuesta por la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios (Conadecus) para garantizar compensaciones en el caso conocido como el «cartel de los pollos», protagonizado por las empresas Ariztía, Don Pollo y Agrosuper, los principales productores, durante los años 2008 y 2011.

Con la acción «se busca obtener la reparación íntegra de todos los daños provocados a los consumidores nacionales con motivo de las conductas anticompetitivas en las que dichas compañías incurrieron», según parte del texto consignado por el mismo medio.

Conadecus pide que se condene a pagar a las firmas la suma de 799,4 millones de dólares – el monto que, según los estudios técnicos económicos que maneja la organización, sería el defraudado por las empresas- o la cifra que se regule por los daños ocasionados por el sobreprecio que se verificó y de las transacciones por el producto que se trata y se dejaron de hacer.

Las penas efectivas en el mundo no son grandes para quienes se coluden, y sobre todo comprobar que éstas existan, y por otro lado en nuestro país el consumo de pollos es número uno, por su bajo precio y accesibilidad, más allá de las campañas populares de cambiar esa lógica, costará mucho en tiempos de crisis dejar de llevar a la mesa sobre todo de las casas más vulnerables, este animal de gran valor para la familia Ariztía.

 1,266 Total de visitas,  2 Visitas de hoy