El batacazo dado por el mundo independiente y la caida abrumante de los sectores de partidos políticos tradicionales calaron hondo en la carrera presidencial. No hay forma de que el duopolio político qu eha gobernado durante más de 30 años saque cuentas alegres.

Así lo ha sentido la reelecta alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei (UDI), y la senadora de la Democracia Cristiana (DC), Ximena Rincón, ya que se convirtieron en las «primeras víctimas» de esta elección que desmembra el poder hacia fuera de estos sectores.

Este lunes ambas admitieron la derrota de sus respectivos sectores, hecho que sepultó sus aspiraciones de ser las cartas de sus partidos y conglomerados para competir en los comicios presidenciales de noviembre próximo, y derivó la declinación de sus candidaturas.

La primera en admitir que el escenario se tornaba difícil fue Rincón, quien ad portas de ser proclamada como candidata, le pidió a la DC suspender la inscripción de su postulación para analizar el desastre electoral que significó obtener sólo dos del total de 155 cupos en la Convención Constitucional y no ganar holgadamente las gobernaciones regionales, teniendo que ir a segunda vuelta como es el caso de RM.

«He hablado con los miembros de la mesa. Les he dicho que hay que asumir las responsabilidades políticas que ellos tienen, que no podemos inscribir la primaria legal, que se necesita un análisis profundo de nuestro consejo y de la Junta, y que en torno a la reflexión que tomemos definir los caminos hacia adelante», dijo en un mensaje la senadora.

Añadió que «si queremos de verdad salir adelante, si queremos de verdad lograr el apoyo ciudadano, necesitamos ser capaces, como lo he dicho tantas veces, de construir los mínimos comunes que nos permitan enfrentar una elección de manera unitaria», abriéndose a buscar la mejor opción para el pacto entre la DC, el PS, el PPD y el PR, donde su camarada de colectividad y presidenta del Senado, Yasna Provoste asoma como una mejor carta.

En tanto, la alcaldesa de Providencia, asumió que hubo un «voto de castigo» para todos los partidos tradicionales e informó su decisión mediante una extensa carta dirigida al Presidente de la UDI, Javier Macaya y que publicó en su Twitter, junto a video.

En ella sostiene que «el mal resultado que han tenido en general los políticos más tradicionales y la forma tradicional de hacer política implica que Chile necesita reconstruirse. Nuestro sector necesita modernizarse con nuevos rostros e incorporar a personas independientes» y que cree que en pos de ese objetivo ella será un aporte desde su cargo a nivel comunal.

Por ello, enfatizó que «sabiendo la premura del tiempo, es imprescindible adoptar una buena decisión de cara a las próxima primaria, no sólo pensando en el partido, sino también nuestro sector y en Chile».

Finalmente, sostuvo que «creo que es necesario convocar a gente nueva que traspase la barreras ideológicas, que representen a clase media. A gente que quiere diálogo, que quiere una nueva forma de hacer política», concluyó.

 925 Total de visitas,  4 Visitas de hoy