Tras las devastadoras inundaciones registradas en Europa occidental, que causaron cientos de víctimas y miles de evacuados, la vocera de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Clare Nullis, anunció hace algunas semanas desde Ginebra, Suiza, que hacía rato que el tiempo se acabó y que ahora es indispensable que se «intensifique la acción climática». Los eventos extremos golpean con igual intensidad diversas latitudes, como lo demuestra la tormenta que azotó a la ciudad china de Zhengzhou el 19 de julio pasado, donde cayeron 624 mm de lluvia, el equivalente a la precipitación de un año entero, o los más de 1.200 récords de temperatura que fueron batidos en un solo día en Estados Unidos, a fines de junio. Nevazones, deslizamientos e inundaciones han aumentado en tal grado su frecuencia, que desde la Universidad de Concepción un grupo de académicos y científicos advierte, con preocupación y desde una mirada multidisciplinaria, que nada impide que lo visto en Asia y Europa se repita en América del Sur.

En países de distintos continentes, como India y China, por el lado de Asia, y Alemania, Bélgica e Italia, por Europa, han venido ocurriendo últimamente diversos fenómenos climáticos extremos y de riesgo geológico, derivados de los efectos del cambio climático a nivel global. Nevazones, deslizamientos e inundaciones han aumentado en tal grado su frecuencia en las latitudes mencionadas, que un grupo de académicos y científicos de la Universidad de Concepción (UdeC) advierte, con preocupación y desde una mirada multidisciplinaria, que nada impide que lo visto en Asia y Europa se repita en América del Sur.

Razón suficiente para tomar en serio las advertencias de la vocera de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Clare Nullis, que subrayó que era indispensable que se «intensifique la acción climática».

Martín Jacques Coper, académico del Departamento de Geofísica de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas UdeC, advierte que “los montos de precipitación en los eventos de Europa superaron los 150 mm en 24 horas. Esto es muchísimo en comparación con los 90 mm que suelen caer en todo el mes de julio en esa zona, donde, sin embargo, las lluvias de verano son esperables”.

Razón suficiente para tomar en serio las advertencias de la vocera de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Clare Nullis, que subrayó que era indispensable que se «intensifique la acción climática».

Martín Jacques Coper, académico del Departamento de Geofísica de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas UdeC, advierte que “los montos de precipitación en los eventos de Europa superaron los 150 mm en 24 horas. Esto es muchísimo en comparación con los 90 mm que suelen caer en todo el mes de julio en esa zona, donde, sin embargo, las lluvias de verano son esperables”.

Ver nota original completa de El Mostrador acá

 560 Total de visitas,  4 Visitas de hoy