Fue creado por el Decreto Ley Nº 2.465 de 10 de enero de 1979, que constituye su Ley Orgánica publicada en el Diario Oficial el 16 de enero del mismo año. Un decreto supremo del 5 de diciembre de 1979 fijó la planta y el Sename entró en funciones el 1 de enero de 1980.

Decreto ley:     LEY ORGÁNICA DEL SERVICIO NACIONAL DE MENORES

    TÏTULO I

Objetivo y funciones:

               Artículo 1°.- Créase el Servicio Nacional de Menores como un organismo dependiente del Ministerio de Justicia, encargado de contribuir a proteger y promover los derechos de los niños, niñas y adolescentes que han sido vulnerados en el ejercicio de los mismos y a la reinserción social de adolescentes que han infringido la ley penal, de conformidad al artículo 2º de esta ley. Para dicho efecto, corresponderá especialmente al SENAME diseñar y mantener una oferta de programas especializados destinados a la atención de dichos niños, niñas y adolescentes, así como estimular, orientar, supervisar y fiscalizar, técnica y financieramente la labor que desarrollen las instituciones públicas o privadas que tengan la calidad de colaboradores acreditados.

               Este servicio tiene un diseño en el que nunca fue lo prioritario dar garantías y protección  a los niños, niñas y adolescentes. 

La Convención del  Derecho del Niño fue ratificada en forma unánime por el Congreso de Chile el 10 de julio de 1990 y promulgada como ley,  el 14 de agosto, Decreto 930 del Ministerio de Relaciones Exteriores, publicada en el Diario Oficial 33.779 de 27 de septiembre de 1990. Se rige por cuatro principios fundamentales: la no discriminación, el interés superior del niño, su supervivencia, desarrollo y protección, así como su participación en decisiones que les afecten.

Dentro del período que va en la línea de tiempo nos damos cuenta conscientemente que había Niños, Niñas y Adolescentes totalmente abandonados por nuestra sociedad, de familias en situación de pobreza, que pedían a gritos que los visibilizáramos y los ayudáramos a salir de un servicio perverso, torturador, violador, abusador. No entendíamos bien lo que allí ocurría, hasta que se presentaron informes de varias áreas y organizaciones, indicando lo perturbador que se escondía en algunas OCAS, centros CREAD y  directamente del SENAME.

Nuestros mismos niños nos fueron indicando que pasaba allí, en encuentros de la vida diaria, como en colegios, consultorios y lugares donde eran llevados a una rutina de paseos.  Era algo de terror. La sociedad chilena no creía que hubiera acciones tan perversas como el maltrato y los abusos sexuales, muchos de ellos realizados por los funcionarios que trabajaban allí.

La ley 20.968 que tipifica delito de tortura, tratos inhumanos y crueles promulgada por la presidente Bachelet en 2016, se infringe por muchos funcionarios públicos.

 

Al llegar más informes y diagnósticos realizados en forma internacional e instituciones nacionales de la crisis en el SENAME, también Chile cae en el título de la ONU cómo Violador a los Derechos Humanos de la Niñez y Adolescencia.

El informe Jeldres fue ocultado por un juez, el informe del INDH, ocasionó la destitución de su director, Branislav Marelic, el Informe de la PDI también fue ignorado y ocultado.  Crueldad y complicidad de quienes estén involucrados en la muerte de los niños.  Nunca dijeron la verdad porque nos señala como un país sub desarrollado, sin derechos, sin justicia.

 Lo más importante es crear otra institución donde realmente se garanticen los derechos y además fiscalicen y realicen seguimientos de los casos que llegan por tribunales de familia, donde las investigaciones son nulas, las policías chilenas no manejan el profesionalismo que se requiere para interactuar con niños, niñas y adolescentes, en crisis.  El sistema de Acompañamiento en tribunales es nulo,  tampoco los programas se basan en proteger a la familia y sus niños.

El cambio es sustentar con ley y códigos de garantías de protección a todos quienes necesiten ayuda y apoyo para a un desarrollo integral y armónico.

El nuevo Servicio de Mejor Niñez que reemplaza al SENAME, no da a conocer su programa ni se abre a la sociedad civil.  Hay que terminar con el ghetto de niños institucionalizados.

No es posible que más  décadas deban transcurrir para detener este infanticidio. Qué tipo de sociedad deseamos es lo que plantea Despertar Chile. Buscar cambios, no solamente es un proceso para el mañana, es hoy cuando debemos prepararnos para intervenir y ejecutar, como ya quedó grabado el 18 de octubre, que nadie se quede atrás ni adelante,  todos de Frente.

El Estado chileno debe realizar cambios reales con sustentos jurídicos y emocionales para crear una sociedad empática y se cree consciencia de lo que sucede en todas las instituciones y organismos del Estado. La encargada de hacerle llegar esta exigencia es la sociedad civil para tomar otros rumbos y caminos de construcción de lo justo y lo humano.

Una sociedad que priorice Niñez y Adolescencia.

Nunca más Cómplices

 

Colaboración: Diana Medel.

 356 Total de visitas,  6 Visitas de hoy