La OMS cree que ómicron puede tener “un impacto importante en el curso de la pandemia” de COVID-19.  La Alta Comisionada sobre los Derechos Humanos aseguró que en ningún caso debe administrarse una vacuna a la fuerza. Las sanciones unilaterales son especialmente dañinas para mujeres, niños y otros grupos vulnerables, asegura relatora.

La Organización Mundial de la Salud cree que la variante ómicron, que está ya en al menos 57 países, podría tener un impacto importante en el curso de la pandemia.

El director de la Organización, el doctor Tedros Adhanom Gebreyesus, dijo que se está viendo un rápido aumento de la transmisión, aunque compárarlo con otras variantes aún es difícil.

En Sudáfrica, el número de casos de ómicron está aumentando rápidamente. Sin embargo, se detectó cuando la transmisión de delta era muy baja, por lo que tenía poca competencia.

Por lo tanto, dijo, será importante seguir de cerca lo que ocurre en todo el mundo, para entender si ómicron puede superar a delta y pidió a los países que aumenten la vigilancia, las pruebas y la secuenciación.

Tedros dijo que es esencial reforzar ya todas las medidas de prevención.

Los pasos que los países den hoy, y en los próximos días y semanas, determinarán cómo se desarrolla ómicron. Si los países esperan a que sus hospitales empiecen a llenarse, será demasiado tarde. No esperen. Actúen ahora. Se nos acaban las formas de decirlo, pero seguiremos diciéndolo: todos nosotros —cada gobierno y cada individuo— debemos utilizar todas las herramientas que tenemos, ahora mismo”.

En cuánto a la gravedad del virus, explicaron que aún no se pueden sacar conclusiones porque solo hay información anecdótica, y advirtieron que incluso aunque causara una forma de COVID más leve, puede saturar los hospitales, y enfermar de gravedad a muchas personas con condiciones prexistentes.

Por todo ello, vacunarse lo antes posible es esencial. “Es muy importante que todos entiendan que al hablar de ómicron y las vacunas, hablamos de los ajustes y cambios que pueden ser necesarios, pero no hablamos de vacunas que puedan ser totalmente ineficaces”, explicó Kate O’Brien, directora del departamento de vacunas de la OMS. “A medida que un virus se hace más transmisible es más importante que nunca que todos nos vacunemos. No podemos confiar en la noción de que si la mayoría de la comunidad se vacuna, protegerá a otros que no lo están”, añadió.

Bachelet asegura que “en ningún caso” se debe vacunar a la fuerza

La Alta Comisionada de los Derechos HUmanos, Michelle Bachelet, se dirige al Consejo de Derechos Humanos.

UNOGLa Alta Comisionada de los Derechos HUmanos, Michelle Bachelet, se dirige al Consejo de Derechos Humanos.

La Alta Comisionada sobre los Derechos Humanos aseguró que en ningún caso debe administrarse una vacuna a la fuerza.

En un debate sobre la inmunización del COVID-19, Michelle Bachelet dijo que “los derechos humanos no impiden la obligatoriedad de las vacunas, pero sí imponen límites sustanciales sobre cuándo y cómo se aplican”.

Si la vacuna está disponible para todos, “puede ser puede ser aceptable condicionar el ejercicio de algunos otros derechos y libertades —como el acceso a escuelas o espacios públicos— a la vacunación”.

“Sin embargo, en ningún caso debe administrarse una vacuna a la fuerza. La negativa de una persona a cumplir con una política de vacunación obligatoria también puede conllevar otras consecuencias legales, incluyendo, por ejemplo, multas adecuadas. Cuando se impongan sanciones, éstas deben ser proporcionadas y estar sujetas a revisión por parte de las autoridades judiciales”, añadió.

Los mandatos, dijo, deben estar previstos en la ley y sólo deben considerarse cuando medidas menos intrusivas, como el uso de máscaras y el distanciamiento social, hayan fracasado de forma demostrable para satisfacer las necesidades sanitarias.

 462 Total de visitas,  2 Visitas de hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.