Ricardo Martínez, el comandante en jefe del Ejército de Chile, renunció a su cargo este miércoles a tan solo un día de declarar ante la Justicia Militar en calidad de inculpado por el escándalo conocido como ‘Milicogate’, donde se investiga un presunto caso de fraude y desvío de fondos en la institución castrense.

En concreto, Martínez es indagado por 15 viajes analizados por la Policía de Investigaciones (PDI): se sospecha que realizaba traslados oficiales utilizando elevadas cotizaciones de agencias, aunque habría concretado viajes más baratos, quedándose con la diferencia de dinero. Estas aristas del caso son llamadas «Pasajes y fletes» y «Gastos reservados».

La salida del uniformado se produce ante la posibilidad de concretarse una detención en funciones. Igualmente, el implicado niega los cargos en su contra: «Manifiesto enfáticamente al país y a mis camaradas de armas mi inocencia en tales imputaciones. Siempre he actuado de buena fe y todos mis actos se han ajustado a la normativa vigente en la institución», expresó.

Por el mismo caso, ya fueron procesados otros excomandantes, como Óscar Izurieta, Juan Miguel Fuente-Alba y Humberto Oviedo.

 468 Total de visitas,  4 Visitas de hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.