El Frente Amplio rechaza toda vinculación con involucrados en el caso SQM, pero el principal proveedor de campaña de Boric -que facturó $165 millones- estuvo imputado en ese proceso. Artículo publicado por Ciper desenmaraña los aportes durante la campaña presidencial de todos los candidatos

Cada vez que el caso SQM ha hecho noticia, Gabriel Boric remarca públicamente su compromiso contra la corrupción. “Chile no merece esta corrupción transversal a ambas coaliciones tradicionales», dijo el año pasado, cuando el Ministerio Público anunció que no perseveraría contra 34 imputados. Sin embargo, según su rendición electoral, el ahora presidente electo contrató como principal proveedor de su campaña a la imprenta Alerce Talleres Gráficos, del ex militante PS, Milton Lee, quien estuvo imputado en el caso SQM, pero fue sobreseído por prescripción, tras haber facturado a la minera por servicios de campaña prestados al exsenador socialista Carlos Ominami. 

La relación entre Alerce y la campaña de Boric quedó expuesta en las rendiciones de gastos de la primera vuelta presidencial de 2021, publicadas por el Servicio Electoral (Servel). Los documentos también muestran otras situaciones destacables. En las campañas de Franco Parisi y del Partido de la Gente (PDG), por ejemplo, la empresa de Miguel Azar -Administración Electoral y Gestión SpA- figura con facturas por más de $25 millones. La sociedad cobró por asesorar al PDG en las elecciones presidencial y parlamentaria, monto aparte del que Azar recibió como asesor estable de la colectividad, cuyo financiamiento proviene casi íntegramente del Estado. 

En el Partido Progresista, que respaldó la postulación de Marco Enríquez-Ominami (ME-O), hubo dos miembros de su directiva que prestaron servicios remunerados para las distintas campañas (presidencial, diputados y Core): el presidente del colectivo, Camilo Lagos, y la tesorera, Andrea Condemarín. Los dos emitieron boletas como asesores de campañas durante tres meses, entre septiembre y noviembre de 2021. Por esta labor Lagos cobró un total de $14,7 millones y Condemarín, $13,5 millones. Para hacer estas asesorías, ambos habían dejado sus cargos en el PRO, donde fueron remunerados hasta agosto de 2021 con sueldos de $2,6 millones mensuales. 

En la rendición de Eduardo Artes sobresale que la empresa Organic Style, su principal proveedora, cobró el precio más caro del mercado electoral presidencial por cada bandera: $4.760 por unidad. 

También destacan las diferencias en los recursos que cada partido aportó a la campaña de su presidenciable. Los $10,7 millones que Convergencia Social destinó al gasto electoral de Gabriel Boric contrastaron con los cerca de $584 millones que el Partido Republicano dispuso para José Antonio Kast. Además, resulta llamativo que Renovación Nacional haya sido el partido de Chile Vamos que menos apoyó con recursos a Sebastián Sichel: $31,6 millones. La UDI aportó $154 millones a Sichel y Evopoli le traspasó $91,2 millones .   

CIPER revisó el detalle de las rendiciones entregadas al Servel que, desde la última semana de enero, son parte de la información pública disponible en la web de ese servicio. Fueron siete los candidatos a la presidencia que figuraron en la papeleta del pasado 21 de noviembre: José Antonio Kast, Yasna Provoste, Marco Enríquez-Ominami, Gabriel Boric, Eduardo Artes y Franco Parisi. De todos, el candidato del PDG fue quien rindió el menor gasto presidencial: solo $13 millones para su campaña virtual. Los postulantes a La Moneda rindieron una suma global que superó los $5.500 millones en gastos.

Uno de los puntos revisados por CIPER fueron los pagos para asesores. En este ítem, los candidatos invirtieron $559 millones en 179 personas. Gabriel Boric fue quien gastó más en esta área, con $206 millones, pero también fue el que más asesores declaró: 84. Fue Sebastián Sichel quien registró los pagos individuales más altos para sus asesores, gastando $196 millones en un equipo de 31 personas. CIPER puso la lupa justamente en quienes son, cuánto les pagaron y qué labores ejercieron estos asesores, los que en su mayoría forman parte del núcleo de colaboradores directos y de confianza de cada candidato. 

BORIC Y EL PROVEEDOR QUE FACTURÓ A SQM

Alerce Talleres Gráficos es una empresa del ex militante del PS, Milton Lee, quien no solo fue imputado en el caso SQM por facturar a la minera servicios prestados en la campaña senatorial de Carlos Ominami, sino que además fue objeto de una querella del SII. Sin embargo, tanto él como Ominami fueron sobreseídos porque esa acción penal se presentó cuando los ilícitos ya estaban prescritos.

A fines de agosto de 2021, Boric dijo en Chilevisión que su candidatura le iba a “ganar a quienes validan la corrupción”. Lo hizo a raíz de la última revelación del caso SQM que se había conocido: que el fiscal nacional Jorge Abbott, antes de asumir en su cargo, se reunió con el senador Jorge Pizarro, quien era investigado por financiamiento político ilegal. Por este tipo de declaraciones de Boric, sorprende que la imprenta de Lee haya sido su principal proveedora: Alerce Talleres Gráficos facturó un total de $165.410.000 por imprimir “volantes y calendarios de campaña”.

CIPER consultó al equipo electoral de Gabriel Boric si, luego de la amplia difusión del caso de Lee y Ominami, antecedentes de esa naturaleza fueron considerados para decidir quiénes serían sus proveedores. Según explicaron, ese tipo de datos no estuvieron a la vista:

“Los criterios para contratación de proveedores en los distintos ítem de la campaña (franja, papelería, merchandising) fueron varios: que no tuvieran sanciones por infracción en contra de los derechos fundamentales a trabajadores; que se ocuparan materiales y tintas con respeto al medio ambiente (…), que la relación costo calidad y el cumplimiento en plazos estuviesen dentro de lo que necesitábamos, pues una campaña presidencial a nivel nacional necesita enviar material de trabajo, publicitario, etc., a todo Chile, con la debida anticipación. Y que, en lo posible, la empresa fuese un proveedor inscrito en Mercado Público”, señaló Daniel Arancibia, administrador electoral de la campaña.

De los $165 millones en facturas de Alerce rendidas al Servel, $120 millones corresponden a servicios incluidos en la solicitud de reembolso. 

La imprenta de Lee también facturó a otras campañas en la última elección, entre ellas las de los frenteamplistas Lorena Fríes ($10,3 millones) y Sebastián Depolo ($7,7 millones);  la del ex aspirante al Senado y ex ministro radical, José Antonio Gómez ($14 millones) y la de los candidatos a diputados del PS, Natalia Sánchez Aceituno ($12,7 millones), y de la DC, Gabriel Silber ($6,3 millones). En total, la empresa facturó $237 millones en la última elección.

En el análisis realizado por CIPER, Boric aparece con el mayor gasto en “asesores de campaña” con un global de $206 millones distribuidos en 84 personas, quienes recibieron pagos totales que van desde los $250 mil hasta $11,6 millones. 

Daniel Arancibia señaló que las remuneraciones de los asesores se fijaron en función de los valores pagados en las campañas de 2013 y 2017, actualizados según el reajuste del IPC, y cuyo máximo se estableció en $3,6 millones como sueldo mensual por jornada completa. 

“Si bien somos de las campañas en que más gente aparece con cargos remunerados, ello también tiene que ver con que evitamos, en la medida de lo humana y técnicamente posible, contratar agencias. Por ejemplo, el equipo de comunicaciones estaba compuesto de aproximadamente 20 personas, las cuales cumplían distintos roles. Por supuesto que era más fácil contratar una agencia y externalizar, con lo que habría solo una factura y 20 personas menos en la planilla, pero fue decisión nuestra que todos los equipos trabajaran fuertemente ligados con el Presidente en la sede y en los territorios”, explicó Arancibia a CIPER.

Entre los asesores mejor pagados de la campaña de Gabriel Boric destaca Sebastián Eugenio Kraljevic Chadwick, el estratega detrás de las últimas campañas frenteamplistas emitió boletas por un total de $11.606.342. Le sigue Antonia Valentina Rozas Fiabane con un global de $9.893.333. Luego, Adrián Sepúlveda Haardt con $9.106.100, quien estuvo a cargo de coordinar adquisiciones y proveedores. Le sigue el administrador electoral Arancibia, con un total de $9.025.605. Cierra la nómina la ex encargada nacional del Frente Feminista de Convergencia Social, Javiera Cabello Robertson, quien cobró $8.346.400 por su cargo como secretaria política y ejecutiva de la campaña.

Ver artículo completo de Ciper en https://www.ciperchile.cl/2022/03/09/rendicion-de-campanas-del-proveedor-de-boric-imputado-en-el-caso-sqm-al-equipo-de-asesores-mejor-pagado-de-sichel/#

 522 Total de visitas,  2 Visitas de hoy