Nace en Ecuador bajo el exilio de su padre y regresa a Chile en los años 90’. Mientras muchos de sus correligionarios veían a la tienda de Calle París como una agencia de empleos, Toro lideraba marchas y organizaba sindicatos.

Fue la primera demanda contra el Estado de Chile interpuesta por un grupo de trabajadores a honorarios, para que se reconociera la relación de subordinación y dependencia de quienes trabajan bajo esta modalidad de empleo precarizado y sin derechos en el país. Cecilia Toro, candidata a la presidencia del Partido Socialista en las elecciones del próximo 8 de mayo y dirigente sindical de larga data, encabezó esta acción lo que finalmente le costó su trabajo en la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID), que inició una brutal persecución en su contra.

“Los abogados de ANID se rieron y se burlaron de mí -yo trabajaba en la unidad jurídica-, pero nuestra causa llegó hasta el Tribunal Constitucional. Esta demanda aún está en curso, lleva muchos años y no solo ha sido seguida como ejemplo por otros sindicatos, también ha generado análisis y debate entre los juristas más importantes de Chile”, señala .

Hoy Cecilia Toro es una de las militantes que encabeza la lista “Socialistas socialistas de izquierda”, como parte de una candidatura surge en el seno de una militancia que ha manifestado públicamente su disconformidad con la elite dirigente que “ha traicionado los ideales del Partido”, invocando el nombre de Salvador Allende según su conveniencia, mientras se ve envuelta en oscuros acuerdos con la derecha y vergonzosos episodios de corrupción. Acompañan esta candidatura Isidro García, ex miembro del GAP, Enzo Varens abogado defensor de derechos humanos, junto a dirigentes poblacionales y sindicales.

Elecciones PS: ¿El fin de la elite?

La finalidad es derrotar a las otras dos listas que participan del proceso, que representan opciones de continuismo político condescendientes con el sistema neoliberal y sus privilegios. Una de ellas es la lista encabezada por el diputado Jaime Naranjo y militantes que, tras perder la primaria con la Democracia Cristiana y no respetando el acuerdo suscrito, no apoyaron a la candidata Yasna Provoste. Por último, se encuentra la lista oficialista liderada por Camilo Escalona y el ex jefe de gabinete de acusado y procesado ex alcalde de San Ramón, Eduardo Bermúdez.

“Durante las últimas décadas hemos sido objeto de una elitización interna, la que sumada al poder personal y las carreras individuales de algunos dirigentes, ha ido de la mano con la pérdida de legitimidad del mundo político frente a la sociedad chilena”, señala Toro. Militantes de todo el país han expresado su respaldo a esta candidatura, que busca recuperar el sitial histórico y popular del PS junto a las demandas de la clase trabajadora. “En años recientes hemos visto cómo el neoliberalismo ha sido incapaz de dar respuesta a problemas fundamentales de la humanidad como el cambio climático o las pandemias. En Chile, el estallido social también es un fenómeno que da cuenta de este desgaste”, enfatiza la candidata.

La candidatura “Socialistas Socialistas de Izquierda” se centra en tres ejes fundamentales, sobre los cuales Toro asegura que “no van a transar”. Estos incluyen la defensa irrestricta del trabajo de la Convención Constitucional, el apoyo incondicional al apruebo de salida, así como también el fortalecimiento de las organizaciones sindicales y la protección de las y los trabajadores de Chile.

Un aspecto central implica generar nuevas alianzas partidarias, favoreciendo coaliciones políticas que deben buscarse a la izquierda del PS y no a la derecha. “Esto implica la adhesión a medidas tan importantes como la renta básica universal, la regulación de los actores del mercado, la creación de políticas sustentables, el enfoque de género, un sistema de salud universal, el fin de las AFP, el fin del Senado, la protección a la Convención Constitucional, entre muchas otras”, asegura Toro.

Perseguida y sin “pitutos”

¿Pero quién es la militante que aspira a recuperar la senda de izquierda en el Partido Socialista? Cecilia Toro cuenta que la inquietud por la política la heredó de su padre, Eliseo Toro, perseguido político que tras el golpe militar tuvo que buscar asilo en diversos países, incluyendo Ecuador, país donde nació la dirigente. “Soy hija de exiliado y perseguido político, nací en el extranjero por la historia de mi padre, que fue acusado por la dictadura de participar en el Plan Z (que no existió) y llegué a Chile cuando tenía solo 12 años. A partir de los 14 años empecé a liderar como presidenta de la Juventud Socialista en el comunal de Independencia”, relata Toro.

Abogada y magíster en derecho laboral, actualmente cursando su segundo magíster en Derecho Público, relata que su mayor logro es haber sido presidenta sindical de los trabajadores a honorarios de ANID, cargo que cesó tras su brutal despido bajo el gobierno de Piñera, de manos de la ex Directora Ejecutiva Aisén Etcheverry, en plena crisis pandémica. “Soy parte de los militantes socialistas que, en vez de asegurarse con puesto en el gobierno por ser del Partido, los pierde o más bien, la despiden por sindicalista, pero es algo que me hace sentir orgullosa y tremendamente consecuente y sé que existen muchos militantes que, como yo, no hipotecarían jamás ni su moral, ética ni menos, los derechos de los trabajadores de Chile”, explica.

Toro se hizo conocida tras apoyar públicamente a Daniel Jadue y demandar al presidente del Partido Socialista, Álvaro Elizalde por la persecución que sufrió por el tribunal supremo de la colectividad, que buscaba su expulsión tras desmarcarse de la poco consensuada candidata presidencial del PS, Paula Narváez. Cuenta que, tras su lucha como sindicalista y como abogada defensora de los derechos civiles, era impresentable sumarse al pacto nacional con un partido –La falange- que esquiva el debate sobre el matrimonio igualitario y se rehúsa a legislar respecto del aborto en sus más amplios sentidos, entre otras causas que expone.

Tras definirse la candidatura de Gabriel Boric, los disidentes socialistas manifestaron su apoyo inmediato, a diferencia de los líderes del Partido que se subieron tardíamente -y sin ninguna vergüenza- al “carro de la victoria”. Hoy la lista “Socialistas socialistas de izquierda” busca liderar la nueva Mesa Nacional del Partido Socialista y jugar un papel clave en temas como el plebiscito constitucional de salida, una apoyo que se ve amenazado por una acomodada elite partidaria que “sangra” con temas como el fin del senado o los retiros de fondos de las AFPs.

“El actual partido se ha transformado en un mero administrador del modelo neoliberal. Soy una mujer de izquierda, en un partido de izquierda, proponiendo que el partido se sitúe en la izquierda y que, de una vez por todas, con pulcritud y coherencia se alinee con el pueblo de Chile. Ante este desafío no tengo miedo y por mi consecuencia y rebeldía, me presento como la líder de la dignidad de Allende y de nuestras mujeres mártires de la lucha socialista en la dictadura”, concluye Cecilia Toro

 348 Total de visitas,  2 Visitas de hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.