Nuestro país se enfrenta a uno de los peores momentos en el ámbito de seguridad en décadas, mientras tanto, la ciudadanía exige a las autoridades ver la realidad y hacerse cargo. La compleja y crítica situación que hay en el país abre el debate de manera profunda y la batalla se pone contra el tiempo, por lo que avanzar rápidamente se vuelve un imperativo. Conversamos con el ex Diputado, ex Presidenciable y Fundador del Grupo de Puebla Marco Enríquez-Ominami para abordar este tema que hoy se toma la agenda.

Este año se han intensificado los problemas de seguridad pública en Chile, nuestro país vive a lo largo del territorio diversas situaciones de violencia e inseguridad. Podemos nombrar por ejemplo la situación ocurrida la semana pasada en Barrio Meiggs, en donde la joven reportera Francisca Sandoval recibió un disparo en la cabeza cuando cubría la marcha en el día del trabajador. Hubo 11 personas que dispararon en el lugar. ¿Qué reflexión le producen estas situaciones que conmocionan a Chile?

Primero que todo, quiero expresar mi profunda preocupación por la salud de Francisca Sandoval, es dramático que una joven madre profesional esté luchando por su vida por haber recibido una bala en su cabeza mientras realizaba su trabajo, mi apoyo a toda su familia.

Chile conoce niveles de violencia altos, que se expresan en todos los niveles; en el debate público, en las aulas, en los centros comerciales, en las ferias, en los barrios, y esa realidad no la vive la élite que gobierna, la vive y la padece el pueblo gobernado, y la gente que es gobernada, con toda razón, ha instalado como principal preocupación la violencia, y ha quedado en evidencia que tanto como derecha e izquierda ha tenido una enorme incapacidad para resolver esto. Ahora lo complicado no es solamente el resultado, (que es lo dramático), es también la prueba de que las élites no entienden el asunto y aparecen desconectados de una realidad que afecta diariamente a las y los chilenos. Falta hoy en día mayor empatía, mayor conexión y por supuesto una visión estratégica, pero también un programa y medidas concretas activas, de persecución del delito, de mejorar la prevención del delito, pero también por supuesto, de las políticas policiales en materia de control y de orden público, siempre atendiendo el respeto a los procedimientos establecidos de acuerdo a la ley, al estado de derecho y por supuesto a los derechos humanos.

El Gobierno lanzó esta semana una Política Nacional de Migración y Extranjería, ¿Cómo debería enfrentar el Estado de Chile la crisis migratoria para afrontar las diversas problemáticas que hemos visto en los diversos territorios del país en los últimos años?

Está bien que el gobierno entienda y asuma que la inmigración también pertenece a uno de los grandes desafíos de América Latina, el Caribe y sobre todo de Chile, y que hemos conocidos flujos migratorios intensos en los últimos años. Cualquier política que no sea coordinada con los vecinos será insuficiente, y me parece bien el criterio que se ha establecido.

Qué opinión le merece la situación del paro de camioneros forestales, los cuales han bloqueado las carreteras del país en reiteradas ocasiones. ¿Qué opinión tiene al respecto, cómo avanzamos en soluciones a corto, media y largo plazo para enfrentar este problema?

Aunque a mi no me gusta el Estado de Excepción, debo decir, que es extremadamente valorado en las regiones en que se aplica, y entiendo el sentimiento de esto, pero mientras el Estado de Chile no tenga mejores soluciones, pareciera que ese será el camino mientras no exista una medida de corto plazo que atienda el robo de la madera que afecta a la Provincia de Arauco y a La Araucanía, dos territorios de Chile duramente afectados por el debate público, por la controversia pública, pero también por el delito y por las violencias inaceptables.

Respecto al histórico conflicto que se vive en La Araucanía y los intentos fallidos de cada uno de los gobiernos de turno de avanzar en soluciones concretas. ¿Cuál es su mirada al respecto y cómo podemos avanzar en una política de Estado que permita reducir la violencia y potenciar una estrategia que entregue reales soluciones?

La Araucanía tiene distintas dimensiones, está primero la dimensión de la desigualdad, de la pobreza, es una realidad que todavía buena parte de las vecinas y vecinos no tienen alcantarillado, ni cosas esenciales respecto a los derechos básicos, como son vivienda, educación, salud, transporte, internet, agua, todos estos derechos sociales siguen siendo los grandes desafíos de La Araucanía, esto en el corto plazo debería resolverse, no hay explicación aceptable con la cantidad de recursos que ha manejado el Estado, que no se hayan abordado seriamente los problemas de infraestructura en esa región, territorio que merece especial atención por las connotaciones que todos conocemos.
Agrego además, en materia de dimensiones existen otras, como por ejemplo el delito, (ya lo decíamos anteriormente), el robo de la madera, pero también la violencia de grupos organizados que equivocadamente creen que el camino es la violencia para resolver sus demandas, esto también se mezcla con elementos propios del narcotráfico, como en buena parte del territorio nacional, por tanto es una región que reúne todas las condiciones para transformarse en una región crítica, dramática, y eso no tiene perdón.
La Araucanía es una región con un potencial enorme en lo cultural, en lo productivo, en lo turístico, en lo agrícola, como en otros ámbitos, sobre todo en tiempos de crisis alimentaria, es una región que tiene un enorme potencial.
En el corto plazo, yo diría que es un asunto de recursos y también de acompañar a las comunidades en los procesos que ellos determinen en el desarrollo de la región, junto a eso se deben revisar los planes que ya existen, que distintos gobiernos han implementado y los cuales se deben adaptar a las urgencias actuales para que ayuden. Sabemos que ha habido más de siete Planes Araucanía que han fracasado, nunca ha habido una explicación de por qué han fracasado estos planes, a partir de eso se podría hacer una acción de corto plazo y de alta efectividad.

 676 Total de visitas,  2 Visitas de hoy

Un comentario en «Entrevista con Marco Enríquez-Ominami «Chile conoce niveles de violencia altos y esa realidad no la vive la élite que gobierna, la vive y la padece el pueblo Gobernado»»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.