En el reportaje de Ciper Chile «Así pueden aprovechar las campañas del Apruebo y Rechazo la grave falla del Servel que filtró datos reservados de votantes» el medio indicó algunos aspectos que pudiesen ser posibles ad portas de una nueva jornada frente las urnas este próximo 4 de Septiembre producto de la filtración del Servel

Cabe recordar el 29 de abril del presente año el organismo responsable de verificar y supervisar los procesos eleccionarios en nuestro pais reconoció que por 22 horas se habian filtrado todos los datos personales de los electores

Te puede interesar: Servel reconoce error de filtracion de datos personales de electores

Uno de los aspectos que encontramos relevante del reportaje Ciper es que se podría georeferenciar a personas por militancia

Localizar en un mapa dónde viven los electores y referenciarlos por cuadras, manzanas o comunas, es un insumo de campaña utilizado ampliamente por comandos y asesores de estrategia electoral. La ingeniería de datos hasta ahora ha logrado predecir a través de probabilidades dónde podrían ubicarse las personas que tal o cual sector político anda buscando. Para ello, es necesario cruzar información con bases de datos abiertas como la información que ofrece la Comisión Para el Mercado Financiero, la Encuesta Casen o el propio Servicio de Impuestos Internos, o bien, adquirir bases que contienen listados de cotizantes en AFP o clientes de farmacias, las que se comercializan en el mercado informal. Esos datos arrojan mapas donde probablemente podría concentrarse el trabajo de brigadistas, la repartición de papelería de campaña y hasta el despliegue de candidatos que buscan el voto puerta a puerta. 

Pero ahora, con la descarga de datos que incluye RUT y militancia, el esfuerzo se simplifica y los comandos que antes inferían o apostaban a localizar votantes, tendrán la posibilidad de desplegar campañas específicas en virtud de la militancia. 

La combinación de datos sobre militancia con participación -que es lo que había en la información filtrada- según las fuentes consultadas por el medio «robustece la elaboración de los mapas» que ahora podrían, por ejemplo, «ubicar a grupos familiares donde solo uno o algunos de ellos fueron a votar y el resto no». Y pese a que la abstención es casi igual que la participación -y por tanto el despliegue de campaña se enfoca en quienes votan- también ayuda con exactitud a localizar a militantes o cercanos a militantes que no fueron a votar e intentar convencerlos, apuntando por ejemplo a votantes jóvenes para quienes se elaboraría un mensaje específico. 

Pero entre quienes votan en una elección, las personas independientes son mayoría. A febrero de 2022, solo 5,6% del padrón electoral, es decir, 434 mil personas militaban en un partido político. Por eso, para los comandos de campaña la búsqueda de los independientes es el objetivo principal.  Según explican los expertos, poder ubicarlos con las particularidades necesarias como para focalizar el mensaje, es una ayuda invaluable. Cruzar identidades con gustos personales extraídos del rastreo de las redes sociales de esas personas, o identificar los estratos socioeconómicos al que pertenecen según la búsqueda del avalúo fiscal de la propiedad dónde viven o tienen como patrimonio, permitiría a los comandos de campaña dirigir mensajes específicos con mayor certeza de éxito. 

El académico José Miguel Cabezas hace hincapié en que la información reservada difundida por el Servel debe cruzarse con otras bases de datos: «Con los datos que no debieran haberse filtrado, uno puede identificar a las personas según su militancia política o no. Pero con otra información que es paralela, al empalmar bases de datos, se pueden ver más aproximaciones”, en declaración a Ciper

La focalización del esfuerzo acarrea, además, un ahorro de recursos económicos significativo. Antonio Díaz-Araujo lo explica con el siguiente ejemplo: si un candidato antes enviaba 350 cartas a potenciales electores de una mesa de votación a través de Correos de Chile, cuyo costo entre comunas de Ñuñoa a La Reina es de $720 según el precio más económico que ofrece Correos de Chile, ahora los comandos tendrán la opción de focalizar su esfuerzo en las personas que ya votaron en la elección de mayo de 2021. El ingeniero explica que entonces no sería necesario contactar a los 350, sino a los 70 que votaron: “De gastar $250 mil para contactar a 350 personas que no sé si votaron, ahora me gasto $50 mil para hablarle a personas que sí lo hicieron”, estima.  

En eso coincide con Ricardo Baeza-Yates, quien hace ver que además uno puede saber cuántos votos necesita: “Uno podría hacer ingeniería electoral y ver cuántas personas necesitas para ganar una elección. Uno puede decir: mira, aquí la diferencia fue de 100 personas, entonces tengo que conseguir 100 personas o más que voten así ahora. Ya sabes qué esfuerzo tienes que hacer y puedes focalizar tus recursos”.  indicó a la agencia de investigación, revisa el artículo completo Ciper Chile

 232 Total de visitas,  4 Visitas de hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.