El debate de la semana en el mundo político ha sido sin lugar a duda el reportaje en extenso del medio Interferencia sobre la actitud del General Luigi Lopresti, que en los datos recogidos por el medio determina que al menos ha actuado de una manera sesgada al cumplir funciones de inteligencia en la Institución.

Como indica el reportaje «el lunes 20 de diciembre el general Luigi Lopresti convocó a sus subalternos de mayor confianza a una reunión en el sexto piso del edificio que alberga a la Dirección de Inteligencia Policial de Carabineros (Dipolcar), ubicado frente al Centro Cultural Gabriela Mistral, cerca de la intersección de la calle Portugal con Alameda».

El motivo del encuentro era analizar la victoria presidencial de Gabriel Boric el día anterior. Los ánimos eran de funeral. No era un misterio en las oficinas y pasillos de la Dipolcar que Lopresti y algunos de sus cercanos abogaban por la candidatura del ultraderechista José Antonio Kast. Hablaban abiertamente de ello.

“No sé qué va a pasar con nosotros ahora”, dijo Lopresti en esa reunión. “Boric hará desaparecer nuestra institución”. Todos asintieron. “Ganaron los que estaban en las calles animando los actos vandálicos”, prosiguió. “Ganó nuestro enemigo político y moral”.

Todo esto ha provocado una avalancha de críticas al respecto, el General y director de Orden y Seguridad de la institución, Marcelo Araya, informó que Yáñez instruyó a la Dipolcar a entregar “los antecedentes a disposición del Ministerio Público”, con el fin de que se “proporcione y facilite la totalidad de los antecedentes necesarios para que sea, precisamente, el ente persecutor quien establezca todo lo que se señala en ese manifiesto”.

Acción Humanista donde participan La Diputada Ana Maria Gazmuri y el Diputado Tomás Hirsch indicaron mediante comunicado que es «una abierta actitud de sedición» afirmando que es «una situación absolutamente condenable y peligrosa»

Tambien agregan que «Es deber del Gobierno esclarecer estos hechos que nos retrotraen a tiempos que debiesen ser parte de nuestro pasado y no de nuestro presente».

«De comprobarse estas graves denuncias, el Gobierno debe aplicar todo el rigor de la Ley, pues cualquier actitud contraria a nuestra institucionalidad democrática por parte de personal de Carabineros, sea por acciones concretas o extrañas omisiones, no pueden ser toleradas y deben ser erradicadas drásticamente» afirma la colectividad

 544 Total de visitas,  2 Visitas de hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.